¿Quién habría imaginado que el marketing digital llegaría tan lejos? El continuo crecimiento de la  tecnología y cambio de las necesidades de los consumidores que se han convertido en unos usuarios cada vez más conectados y, sobre todo, más exigentes, ha hecho que este tipo marketing evolucionara día tras día más rápido, involucrando de forma casi natural a la mayoría de marcas y empresas.

 

Es que cada vez existen más dispositivos conectados y los consumidores están

migrando cada vez más hacia los objetos inteligentes. Todo esto está cambiando por completo la posición de los consumidores y, en consecuencia, las decisiones de las marcas que, si saben aprovechar el nuevo escenario, tendrán más oportunidades de conectar con su target.  En estas nuevas relaciones entre unos y otros, el marketing digital tiene un papel muy importante y se basa en tres nuevos pilares: inbound, engagement y omnicanalidad.

Hoy, desde Enrédame, vamos a hablar de estos tres pilares y de cómo cada uno de ellos fortalece el nuevo marketing digital y ofrece a marcas y empresas una herramientas muy potentes para conseguir sus objetivos.

 

Inbound

El inbound es una metodología que en los últimos tiempos se ha convertido en uno los pilares más importantes del marketing digital. Pero ¿sabes en qué consiste exactamente? Si quisiéramos dar una breve explicación, podríamos decir que se trata de un conjunto de técnicas no intrusivas que tienen el objetivo de captar a un cliente potencial que se encuentre en el inicio del proceso de compra y establecer una relación a largo plazo con él.

 

Lo primero que tenemos que tener claro para entender la importancia del inbound marketing es que el comprador actual ya no se limita a consumir lo que las marcas le ofrecen, sino que es él quien tiene el poder de elección. Las nuevas tecnologías han hecho que la búsqueda de información, la opinión y la interacción con otros consumidores sea mucho más sencilla y permita a los usuarios ser más proactivos, estar más informados y, por lo tanto, ser mucho más exigentes.

 

Así que las antiguas técnicas de outbound marketing ya no funcionan con este nuevo “prosumidor”, ya que son demasiado intrusivas, interrumpen al usuario y lo hacen sin su permiso  ofreciéndole algo que probablemente ni le interese ni tenga ningún tipo de valor para él. En cambio, el inbound marketing lo que hace es acompañar al usuario en todo el proceso de compra, adaptándose a los diferentes estados por los que pasa cuando visita una web por primera vez.

El inbound nuevo pilar del marketing digital

                                El inbound nuevo pilar del marketing digital

Pero no todo vale cuando se habla de inbound, ya que hay ciertos factores claves y una metodología que se deben tener en cuenta para poder tener éxito. Contenido original, de valor y que esté adaptado al público final, junto a la presencia multicanal son las claves de un buen inbound.  Pero por otro lado, sin una buena metodología basada en acciones que correspondan a las diferentes etapas del proceso de compra, no conseguiremos atraer al consumidor, cubrir  sus necesidades y finalmente fidelizarlo.

 

Una buena metodología ha de basarse en estas 4 etapas:

 

  1. Atraer

Lo primero es intentar conectar con personas que sepamos que puedan convertirse en clientes potenciales, es decir “buyer persons”. ¿Cómo conseguirlo? Con estímulos que hacen que el usuario se interese por conocer más un producto y manifieste una intención de compra que inicialmente no tenía. Contenidos en blogs, publicaciones en social media o técnicas de SEO son por lo tanto los aliados mejores para atraer.

 

  1. Convertir

Una vez hayamos captado la atención de nuestro público objetivo, debemos ofrecerle una experiencia satisfactoria que permita convertirlo en cliente potencial. Pero para hacerlo, necesitamos primero conocer sus señas, para poder introducirlo en nuestra base de datos y volver a conectar con él. Formularios, llamadas a la acción, landing pages o contactos son las técnicas más utilizadas, y si ofrecemos algo a cambio como recompensa aún mejor: e-book, contenidos extra, descuentos o cualquier otra cosa que pueda representar un valor para nuestro usuario.

 

  1. Cerrar

Cerrar el proceso de venta es crucial para hacer que la conversión se haga efectiva. ¿Cómo conseguirlo? Con técnicas e instrumentos como el CRM que nos proporcionarán la información para saber cuál de nuestros leads está preparado para comprar, o mediante el “lead nurturing” que consiste en realizar acciones para aquellos potenciales clientes que aún no están en el proceso final del ciclo de compra.

 

  1. Deleitar

Pero el inbound marketing no se limita a conseguir clientes finales, también pretende mantener su grado de satisfacción alto y establecer una relación duradera con ellos, hasta tal punto que se conviertan en prescriptores de la marca. Para conseguirlo, monitorizar las redes sociales así como utilizar ofertas personalizadas y hacer encuestas para conseguir feedback son las mejores herramientas.

 

Engagament

Si conseguimos atraer y fidelizar a nuestro público objetivo pero no alimentamos la interacción con y entre los miembros que forman parte de él, ninguna estrategia de marketing digital puede tener larga vida. Por eso, potenciar las comunidades como elemento para conseguir engagement se ha convertido en un escenario en el que las marcas están cada vez más presentes.

La presencia en redes sociales, base del engagement

La presencia en redes sociales, base del engagement

Aunque haya sido un proceso rápido para algunos y más largo para otros, las marcas ya han interiorizado la importancia de tener una presencia en redes sociales y de generar conversaciones con sus usuarios para obtener un compromiso de parte de estos últimos, es decir un engagement constante.  Pero ha llegado el momento de ir un paso más allá y de no limitarse sólo a publicar una imagen o un vídeo que consiga muchos megusta o retuits, sino de convertir estos canales en un espacio donde crear una comunidad de consumidores que generen sus propios contenidos, se relacionen entre ellos o dejen comentarios. Este es el nuevo engagement.

 

 

Omnicanalidad

Otro de los pilares en los que se basa el nuevo marketing digital es la omnicanalidad,  un concepto que está cobrando cada vez más fuerza en las estrategias llevadas a cabo por  las empresas. ¿De qué se trata exactamente?

 

Hoy en día, los usuarios están interconectados, quieren estar siempre informados en tiempo real y para hacerlo utilizan múltiples soportes como smartphones, tablets u ordenadores. Por lo tanto, para que las empresas se relacionen con ellos, deben centrarse en un tipo de comunicación que integre todos estos canales de forma coherente y coordinada. En eso consiste la omnicanalidad.

La omnicanalidad, para llegar a un consumidor conectado a todas horas

La omnicanalidad, para llegar a un consumidor conectado a todas horas

Una las principales ventajas de esta estrategia es, por lo tanto, la de poder construir puentes de comunicación con el cliente sea cual sea el medio de interacción. Sin embargo, el hecho de que las marcas deban estar presentes cada vez en más canales no implica fragmentar los esfuerzos hasta el infinito. Al fin y al cabo el mercado es siempre el mismo y los consumidores son el elemento que salta de uno a otro escenario. Lo que es imprescindible hacer para conectar con ellos es conocerlos mejor y saber cómo y cuándo se mueven. Sólo así, las empresas pueden ofrecer información a los consumidores cuando y donde la necesiten, combinando los canales necesarios.

En definitiva, para exprimir al máximo la omnicanalidad las empresas deben optar por una estrategia integrada de marketing y no fragmentada.

 

 

 

Y tú,  ¿ya has empezado a reforzar tus estrategias de marketing digital con la ayuda de estos tres pilares? Si aún no lo has hecho, esperamos que nuestro artículo te haya ayudado a aclarar dudas sobre los cambios que se están produciendo en el sector y a los cuales sin duda hay que seguir adaptándose para estar al altura de nuestros usuarios, tan exigentes pero a la vez tan comprometidos.