Twitter Newsroom

¿Qué hubiera sido del Watergate con Twitter Newsroom?

Para azote de titulitis y otros clásicos, todo el mundo sabe que a  hacer buen periodismo se aprende trabajando, como que a cocinar bien se aprende entre fogones y a conducir echándole horas sobre la carretera. No hay máster que iguale el vals acierto/error, como no hay atajos cuando uno quiere conseguir destreza, en el trabajo, sobre la pista de baile, en donde sea. A hacer buen periodismo se aprende tras horas de redacción incómoda y verdades a medias, cuando uno sabe moverse por los caminos poco oficiales y las fuentes propias es lo que diferencia tener una carrera y tener un oficio, algo menos glamuroso pero bastante más útil cuando se trata de diferenciarse profesionalmente, de hacerse diferente, útil, imprescindible.

Con el mundo digital, comprenderán, pasa exactamente lo mismo. Uno puede leerse mil libros sobre exitosas campañas on line y difícilmente encontrará el modelo aplicable cuando se encuentre solo ante el peligro, cuando tenga de decidir virar una estrategia, reorientar un presupuesto o hasta contestar a un troll empeñado en destronar nuestra imagen o nuestro mensaje. Una vez dicho todo esto, y con la necesidad de echar horas y horas por delante, sí es cierto que ciertas palmaditas en la espalda ayudan a focalizar y no perder demasiado tiempo en nuestro aprendizaje. Una de las más útiles es esta especie de Taller de Reciclaje para Plumillas que es el Twitter for Newsroom. Ya que las asociaciones profesionales y hasta los propios colegas parecen algo dormidos en mitad de esta debacle de elperiodismosseacaba y teniendo en cuenta que las ganas de informar e informarse no se acaban sino se transforman, toca reciclarse. Un poco como siempre… Aprendiendo uno mismo a base de prueba, investigación, caída, triunfo, error. Aprender a hacer búsquedas especializadas y filtrar fuentes o crear una marca en sí misma, aprendiendo, uno mismo, a ser y mostrarse como la fuente de información y noticias que quisiera encontrarse, son algunas de las ventajas de dedicarle un tiempo a leer este tallercito para no gritar noticias en el desierto.