A menudo nos preguntamos si vale la pena invertir en comunicación en entornos industriales, algo que en mercados de gran consumo ni se plantean.

 

Los ratios de GRP, impresiones, clics por impresión son el pan nuestro de cada día en negocios hacia el consumidor final. En entornos industriales, conocemos a los interlocutores de nuestros clientes, sabemos hasta qué cara y qué aficiones tienen, algo paradójico, teniendo en cuenta la connotación de la palabra “industrial”…

 

Qué nos puede aportar en este entorno un plan de SM?? es algo realmente necesario para una empresa estar en el espacio de las redes sociales?

 

Obviamente la respuesta a esta pregunta, como casi todo en entornos B2B dependerá de la naturaleza del negocio que está desarrollando la empresa.

 

Como primera idea, no obstante, nos podemos plantear una estrategia en el espacio social de internet para fidelizar no sólo a nuestro cliente sino vincular al cliente de segundo grado hacia los puntos que hacen diferente nuestra oferta, estabilizando por tanto la relación con nuestro cliente final.

 

Además, podemos hablar de construir un CRM sobre la base de nuestros clientes de segundo grado, llegando a poder obtener feedback sobre las posibilidades de mejora de los productos que componen nuestro catálogo, ofreciendo servicio postventa sin intermediarios, etc.

 

Está claro que el modelo de negocio afectará claramente sobre el plan a seguir en cada caso, pero entiendo que los beneficios potenciales de una estrategia en SM (referidos sobre todo a los costes imputables) es innegable.

 

 

 

Seguiremos filosofando…