De dar ilusiones a desilusionar hay un pequeño paso. Y así ha sucedido con los problemas al programar Instagram en Hootsuite. Una (pseudo) integración lanzada a través de una cadena de anuncios y mensajes propagandísticos varios que si eres el community manager de un sinfín de cuentas o periodista de teclado y redes sociales, seguro que te suenan.

Empecemos por el principio. Hootsuite se ha alzado como la herramienta ideal para gestionar uno o más perfiles sociales en Facebook, Twitter, Google+ y LinkedIn pero, además, la plataforma del búho permite comprobar, de un vistazo, el engagement generado (siempre bajo pago). La única red que faltaba en esta gran familia era, precisamente, la app más chic de la fotografía. Su aterrizaje hace apenas unos meses generó una gran expectación pero lo que iba a ser la gran integración de Instagram en Hootsuite se ha convertido en un quiero y no puedo. Para muchos, un parche.

Porque sí, la opción de usar Instagram en Hootsuite está habilitada. Pero cuando llega el momento de la publicación, la imagen no aparece en el timeline de la app como sí pasaría con una programación para Twitter o Facebook. Y ahí empiezan los problemas.

El community manager se ve obligado a abrir Hootsuite desde su móvil donde se copia el enlace de la foto, se le redirecciona hasta Instagram y es entonces cuando se puede publicar. Eso sí, manualmente. Otra vez.

Entonces, ¿para qué tanto rodeo? De momento, para nada. La pseudo integración se convirtió, en realidad, en un abanico de problemas al programar Instagram en Hootsuite con miles de gestores dándole vueltas al tarro y pensando que algo fallaba… ¡y ya sabemos que el tiempo, dentro y fuera de las redes, vale oro! Al tener que pasar de nuevo por la red originaria y, por lo tanto, duplicar el esfuerzo, el resultado es que que sea “falso” lo de programar ya que el community tiene que estar pendiente de hacer la gestión en el momento en el que Hootsuite se lo notifica.

El celo de Instagram para abrir su API está en el origen de esta falsa integración que, de momento, sólo nos sirve para que Hootsuite haga las veces de recordatorio o alarma. En una de las redes de mayor crecimiento y una de las más instantáneas, la faena es grande. Para gestores de comunidad que busquen una herramienta de programación de Instagram les queda Onlypult. Siempre pasando por caja, claro.