El marketing básico en SEO es la base principal para cualquier marca o empresa, pero crearla no sirve de nada si nuestro público objetivo no la encuentra. Por eso, es imprescindible hacernos amigos de Google y aquí es donde entra en juego el SEO, uno de los pilares que no pueden faltar en nuestra estrategia de marketing online, si queremos que los motores de búsqueda nos tengan en cuenta y nos den más visibilidad de cara a nuestra audiencia.

 Es cierto que en temas de SEO hay que estar constantemente al día para adaptarse a las nuevas tendencias. Se dan muchos cambios en los motores de búsqueda y sus algoritmos, pero hay nociones que nunca pasan de moda, y que, debemos tomar como referencia para empezar nuestra estrategia de posicionamiento. Por esa razón, hoy desde Enrédame vamos a dar un repaso a las acciones de un plan de marketing básico en SEO para que tengas una guía para dar los primeros pasos en esta disciplina.

 

1.- Define tu buyer persona

Debes definir el público al que te diriges para vender tus productos o servicios. Esta es clave para poder llegar a él y cubrir sus necesidades. Por lo tanto el primer paso en tu plan de acciones de SEO, debe ser crear un buyer persona, es decir tu cliente ideal.

Para hacerlo puedes recurrir a la investigación, encuestas y entrevistas cualitativas. Al principio, puedes apoyarte en tu base de clientes actual, ya que han comprado tus productos o servicios y hacerles algunas preguntas para conocer su perfil y sus intereses.

Por ejemplo, puedes llegar a saber que la mayoría de tus clientes son hombres ejecutivos de una edad entre 35 y 55 años, que viven en una gran ciudad como Barcelona, con necesidades e intereses específicos y ciertos objetivos personales y profesionales a corto-medio plazo. Toda esta información te ayudará a saber cómo hacerte más visible de cara a tu audiencia y relacionarte con ella.

 

2.- Identifica tus palabras clave para relevantes

Una vez tengas a tu buyer persona el siguiente paso en tu estrategia SEO, es estudiar qué tipo de búsquedas hacen y, cuáles son las mejores palabras para posicionar tu sitio web. Herramientas como, Google Trends o Keyword Planner de Google Adwords, te permitirán ver lo que la gente está buscando en Google y a encontrar las palabras o frases que más buscan los usuarios de acuerdo con el idioma y el país.

No desaproveches esta valiosa información, organiza las palabras clave por categorías o servicios y en orden de importancia y procura utilizarlas en textos, URL, categorías, etiquetas, títulos y metadescripciones de tu web.

Así mismo, si tienes un blog, puedes utilizar estas palabras claves con las que más quieres posicionarte en los temas de tus artículos, ya sea en el título, en los headings (H1, H2) o en el texto.

 

3.- Analiza tu competencia

Después de haber hecho un listado de las palabras clave con las que quieres posicionar tu web, no puedes descuidar de tu competencia. ¿Cuáles son las empresas que tienen autoridad en las búsquedas en donde tú también quieres aparecer? Utiliza herramientas para conocer qué palabras usa la competencia y como está estructurado su contenido, así como la autoridad de su página y dominio.

Toda esta información te ayudará a saber en qué nichos tienes muchos competidores y cómo podrías diferenciarte de ellos, así como detectar nuevas oportunidades de nichos con demanda todavía por cubrir.

 

4.- Mima a tus imágenes

Todo el sitio web, desde los textos hasta las imágenes, debe estar pensado para SEO. Así que cuando subas tus fotos, no olvides poner un nombre de archivo que corresponda al tema de la imagen e incluya al menos una palabra clave con la que quieras posicionarte.

Otro factor a tener en cuenta es el tamaño de la imagen. El tiempo de carga es muy importante para el SEO, ya que cuanto más rápido sea el sitio, más fácil será visitar e indexar una página. Y, como no, las imágenes afectan el tiempo de carga de una web, especialmente cuando se carga una imagen grande. Recuerda escalar la imagen al tamaño en el que quieras mostrarla.

Otra recomendación es utilizar siempre el alt text, es decir el texto descriptivo que aparece cuando pasamos el cursor encima de una imagen. Añade un texto alternativo para cada imagen y procura que incluya la palabra clave SEO de esa página.

 

5.- Sorprende a Google con los detalles

Que una estrategia SEO tenga éxito o no depende de muchos detalles que poco a poco hacen que Google nos tenga más en cuenta y nos de más autoridad. Y, empezando por lo básico, hay ciertas configuraciones que tu web debe tener para llevar a cabo con éxito el posicionamiento en los buscadores. Aquí te mostramos dos de ellas:

– Metadescripción: es el texto que aparece cuando un usuario busca algo mediante unas palabras claves relacionadas con nuestra web y esta aparece en los resultados de búsqueda (SERP). La metadescripción no afecta al SEO directamente, pero sí que es una etiqueta importante porque influye en el número de visitas que recibes desde los motores de búsqueda. Cuando redactes la metadescripción de tus páginas, trata de incluir tus palabras clave y un call to action (“conócenos”, “visítanos”, “compra hoy”, etc.).

Personaliza tus links: asegúrate de personalizar cada una de tus URL de manera acorde el contenido de cada página de tu sitio web e incluyendo tus palabras clave.

Por ejemplo: si una página habla sobre productos de cuidado corporal, la URL debería ser algo así como www.nombredempresa.com/productos-cuidado-corporal

 

6.- Usa los enlaces internos

Cuando redactes contenido para tu sitio web, especialmente para el blog, intenta relacionar un tema con otro para así conseguir que los lectores se queden más tiempo en la web navegando entre diferentes páginas. Para hacerlo, usa los vínculos internos, es decir, los enlaces que van de una página a otra en tu sitio web.

Eso sí, no lo hagas de forma forzada, sino piensa bien en tu redacción y en como de manera fluida y natural puedes enlazar sin perder coherencia con el resto del artículo.

 

7.- Fortalece tu contenido

Si consigues atraer a tu audiencia pero los contenidos que le ofreces no son útiles, originales y creativos, estarás perdiendo la oportunidad de crear un vínculo con ella. Antes de vender tu producto o servicio piensa bien en cómo puedes ayudar a tu buyer persona, luego redacta un artículo atractivo con ejemplos y tips, y con un tono corresponda con la marca. Esto hará que el contenido se convierta en compartible, enlazable y genere tráfico, tres características que los buscadores tienen en cuenta en sus algoritmos para asignar relevancia e importancia a una página web.

 

8.- Analiza y mide tu estrategia SEO

Y como no, no olvides analizar y medir tus resultados para entender qué está pasando en tu web y si tu estrategia SEO está funcionando o necesita mejoras. Herramientas como Google Analytics te ayudan a obtener toda la información que necesitas para saber cuánto tráfico recibe tu página, de dónde viene, cómo te han buscado y encontrado tus usuarios, qué contenidos te posicionan mejor en las búsquedas de Google, qué enlaces externos apuntan a tu sitio web y qué palabras claves están funcionando mejor.

Una vez que hayas puesto las bases para tu posicionamiento, cuida tu SEO día a día para hacerlo crecer y para que de sus frutos. ¡Todas las cosas buenas se hacen esperar!