¿Seguirías a Obama en Linkedin?

Perfil de Obama en Linkedin

Somos carne de ídolo. Musical, cinematográfico, político y, en las últimas décadas, hasta económico. Los grandes creadores de marca, los importantes CEO que a nivel internacional sacuden los resortes de los bolsillos humanos a golpe de creatividad, estrategias y nuevos productos son ya una suerte de profetas cuyas enseñanzas conocemos en los periódicos, compartimos en las redes y hasta regalamos en Navidad en forma de libros de autoayuda.Como estás buscando trabajo y te gusta la informática, pensé que él sería tu inspiración. Su halo de misterio, su espacio de influencia es tal que desdeEnrédame asistimos con los ojos bien abiertos al nuevo servicio de Linkedinque, desde hace poco más de un mes, permite suscribirse a las entradas de personalidades del mundo profesional en un servicio muy similar al que ya ofrecía Facebook para permitir que los líderes de opinión dejaran ver cierta parte de sus perfiles de forma pública.
Cuenta Ian McCarthy desde su blog en Linkedin, que en el tiempo que el servicio lleva en uso ya son casi cuatro millones de usuarios los que se han lanzado a seguir a estos ‘thought leaders’ que, de una u otra manera, manejan el mundo. El sistema ahonda en la socialmediafunción de esta red hasta el momento algo árida para los simples mortales que no terminaban de sacar jugo de este escaparate de talentos. La rueda ya ha empezado a rodar y en breve veremos en qué se concreta esta función más que aplaudida. ¿Competirán los líderes por mantener y reforzar su posición en el ranking leaderboard? ¿Dedicarán un tiempo precioso –y carísimo- de sus agendas a crear y compartir contenido valioso o, como es más lógico, se reforzarán los equipos de asesores que pondrán voz a estos perfiles? El día de un CEO, como el de todos los mortales, tiene sólo 24 horas. Sea como fuere, Linkedin multiplica las posibilidades y no sólo da un nuevo salto en la “socialización” de su red sino en colocar los contenidos en el centro del debate de la presencia online. Aquel líder que no genere actualizaciones valiosas se quedará atrás y esto afectará irremediablemente a su imagen y a la de su empresa.
La carrera ya hace días que ha empezado y, por ahora, ciertos perogrullos resisten bien lo que la gente espera de ellos. Por ahora.