Qué estamos dando a cambio de todo lo que nos ofrece internet?

 

Tenemos a nuestro alcance toda la información del mundo de manera gratuita. Podemos saber qué pasa en el mundo al momento, podemos tener todo el conocimiento de la humanidad en la palma de nuestra mano. Podemos comunicarnos con nuestros seres queridos a pesar de existir kilómetros de distancia, viéndonos las caras al hablar, pudiendo mostrarnos lo que estamos haciendo al momento… y todo gratuitamente!

 

En mi tierra, hay un dicho que dice que nadie regala duros a cuatro pesetas. Qué estamos pagando para poder tener acceso a todo esto que nos parece gratuito?

 

Podríamos decir que estamos realizando una transacción parecida a la que hizo Fausto con Mefistófeles. En la obra del gran escritor alemán, Fausto, el humano favorito de Dios, hambriento de conocimiento en todos los campos, puso su alma en manos del diablo, para que él hiciera con ella lo que considerara durante la vida después de la muerte.

 

Del mismo modo, nosotros, internautas, clientes preferentes de todas las compañías que operan en internet, vendemos nuestros datos, nuestras almas digitales a los dioses de la red para poder acceder a todo el conocimiento y aplicaciones que ponen a nuestra disposición de forma aparentemente gratuita.

 

Ya parece que no todo es gratis, verdad?

 

Pero vamos a poner un poco de distancia: Tenemos herramientas para poder mantener el control sobre lo que queremos y lo que no queremos compartir con las grandes corporaciones. Tan sólo tenemos que ser conscientes de lo que estamos cediendo. Internet, como medio de comunicación, de venta, de información es positivo para todos. Hay que ser consciente de lo que estamos cediendo a cambio!