Dándole unas cuantas vueltas, me doy cuenta que el mayor potencial de las redes sociales se va a desarrollar en entornos móviles.

El aparatito va a formar parte de nosotros de una manera casi indisociable. Si es que no forma parte ya nuestro móvil de nuestros seres. El móvil te posiciona en tu entorno, porque claramente, no es lo mismo llevar un Iphone 3GS que un un Samsung Galaxy S II… lo que está por llegar, de todos modos es mucho más potente. No nos sabremos relacionar con nuestro entorno sin él. Llamemosle teléfono o llamémoslo aparato de conexión con el mundo electrónico.

Las compras, los billetes de transportes públicos, una recarga en el coche eléctrico, un mensaje de tu pareja, encontrarte con alguien en una ciudad que no conoces, que en un restaurante sepan cómo te gusta la carne, que en tu club favorito sepan cuál es la copa que te apetece cuando entras por la puerta… está a la vuelta de la esquina!

Qué futuro espera a nuestros ordenadores?

Seguiremos filosofando.