“Creemos que el futuro de la web está lleno de experiencias personalizadas”, dijo una vez el creador de Facebook, Mark Zuckerberg. Y razón no le faltaba. El futuro del universo digital pasa por una comunicación y una publicidad online hecha a medida. Y como si de sastres se tratara, tanto Facebook como Google se han esmerado por crear herramientas personalizadas y adaptadas a las necesidades de los usuarios que utilizan sus plataformas para llegar al consumidor. Facebook Ads y Google AdWords son herramientas que comparten un mismo objetivo: convertir al usuario en cliente. Aunque, para lograrlo, han desarrollado diferentes técnicas pensadas en la publicidad online.

Por un lado, con Facebook Ads conseguiremos llegar a un público objetivo muy preciso. Es una excelente herramientas que nos permite segmentar al máximo nuestro target gracias a toda esa información que (inocentemente) casa usuario cede a la red social. Así, podemos lanzar una campaña centrada según el idioma, demografía (edad o el sexo), ubicación geográfica (por países, ciudades…) o, incluso, en función de los intereses que públicamente mostramos en nuestro perfil.

Además, los anuncios que Facebook muestra en la parte superior del muro, pueden tener un mayor impacto en el caso de que algún amigo de la red indique que le gusta. Un simple gesto que genera mayor confianza entre el resto de sus contactos. Por ello, es muy importante saber definir cuál es nuestro público objetivo, a quién nos queremos mostrar y, así, establecer un presupuesto ajustado. Pero cuidado, que no todo es de color de rosa en la plataforma azul, porque cada vez que mostramos publicidad en la red social, ésta apenas alcanza poco más del 50% de los usuarios. Nada que ver con el 90% de alcance publicitario que consigue Google, según indican algunos expertos.

Y es que el gigante norteamericano no sólo tiene más experiencia en el mundo de la publicidad online sino que, además, nos ofrece su herramienta, AdWords, tanto en la red de búsqueda como en la red Display. Doble estrategia, doble escaparate. Y ambos con objetivos y público diferente. La red de búsqueda es aquella que te muestra entre los primeros resultados de la página después de haber elaborado una campaña de publicidad online en la que las palabras clave o keywords son de suma importancia. Sirve para tener una visibilidad inmediata en las respuestas del buscador y, al igual que otras plataformas ppt, sólo pagamos por los clics que hemos conseguido.

La segunda vía es la red Display, un canal de publicidad online presente en otras webs o aplicaciones, donde podemos incluir nuestros anuncios. Reclamos que pueden ser mucho más atractivos para el consumidor ya que no sólo se trata de textos sino también de imágenes o vídeos. Tanto en su versión básica como sirviéndonos del retargeting (impactando a personas que ya han estado en nuestro sitio) se puede llegar tanto a usuarios que en principio no nos están buscando como a personas que nos vieron una vez y aún no completaron su conversión. Pero como en el caso de Facebook, Google también tiene su particular talón de Aquiles y es que AdWords sólo nos permite sementar en función de la ubicación geográfica.

¿Cuál es la mejor opción para lanzar nuestra campaña? Dependerá de muchas cosas. Entre Facebook Ads y Google AdWords no hay un claro vencedor, sino que dependerá de lo que queremos promocionar, de nuestro target y de nuestra intención de alcance. En esta guerra de sastres a medida quien sale ganando es el anunciante que, si quiere un consejo claro, no debería desdeñar el mix. Sí, sí, probar ambos y, a partir de ahí, elegir.