Internet se ha convertido en el mayor escaparate del mundo. Gracias al e-commerce, los usuarios pueden encontrar todo tipo de productos y servicios a tan sólo un click y los vendedores tienen un nuevo canal de venta que traspasa fronteras. Da igual lo grande o pequeña que seas como empresa, tu producto puede dar la vuelta al mundo.

La era digital ha transformado por completo el tradicional y estático método de venta. Y eso lo saben bien algunos países como Inglaterra o Alemania. Potencias mundiales que no han dudado ni un segundo en subirse al tren del e-commerce. ¿Y qué pasa con España? Nuestro país todavía está lejos del nivel de penetración en Internet de británicos, alemanes o franceses, pero el comercio electrónico crece de manera significativa. Sobre todo entre las pymes, que representan el 47% del negocio online, según estudios recientes.

Pero todavía no es suficiente. Hemos querido elaborar un decálogo con las 5 razones por las que todo empresario, pequeño o grande, tiene que perderle el miedo al e-commerce.

1. Por supervivencia. No es el futuro, es el presente: Internet es un medio en continuo crecimiento que ya ha cambiado la percepción del comercio tradicional. Un canal de venta en el que no importa el tamaño de tu empresa ni tu ubicación, sino lo que ofreces.

2 . Tu target es todo el planeta: Cada vez son más las personas que en cualquier lugar del mundo recurren a su smartphone o tablet para encontrar el producto o el servicio perfecto… Y comprarlo. Pero si no estás en la red, es como si no existieras para esos potenciales clientes de todo el mundo. ¿A qué estás esperando?

3. O estás online o no eres nadie: Si no tienes una página web, tus clientes no te tomarán tan en serio. Es el presente y el futuro, y con el simple hecho de tener una imagen online, tus ventas se pueden beneficiar así como tu reputación empresarial.

4. Abierto 24 horas: Si el espacio no es una frontera, el tiempo todavía menos. Al tener presencia online, tu tienda virtual está abierta las 24 horas del día y, por lo tanto, las posibilidades de mejorar el resultado de tu negocio aumentan.

5. Barato, Barato: Sin duda, tener presencia online es menos costoso que una tienda a pie de calle y puedes llegar a muchas más personas sin estar limitado a tu escaparate físico. Sólo tienes que tener los costes de mantenimiento y un trabajado canal de distribución (quizás el ingrediente básico para un buen proyecto de comercio digital).